Los edificios de consumo casi nulo son edificios con un rendimiento energético muy alto. De acuerdo con la Directiva de eficiencia energética de los edificios (EPBD, Directiva 2010/31/EU), la cantidad de energía casi nula o muy baja requerida debe cubrirse en gran medida de fuentes renovables, incluida la energía de fuentes renovables producida en el edificio o cerca. Si bien la Directiva incluye esta definición general del NZEB, corresponde a los Estados miembros de la UE establecer una aplicación nacional detallada de esta definición. La Directiva también solicita que para el 31 de diciembre de 2020 todos los edificios nuevos sean edificios de consumo casi nulo y después del 31 de diciembre de 2018 todos los edificios nuevos ocupados y de propiedad de las autoridades públicas sean edificios de consumo casi nulo.

A nivel nacional, en España se ha publicado ya la modificación del Código Técnico de la Edificación, que actualiza los réquisitos de eficiencia energética en los edificios para adaptarse a la normativa europea. Con esta modificación, se garantiza que los edificios de nueva construcción tengan una elevada eficiencia energética, mayor confort y ahorro energético, además de una mayor protección contra el gas radón y contra incendios.

En este sentido, RANK tiene experiencia previa a través del proyecto europeo BRICKER «Estrategias de renovación total para la reducción de energía en el stock de edificios públicos» del Séptimo Programa Marco. El objetivo de BRICKER era desarrollar una solución para renovar los edificios públicos existentes. Para ese propósito, se desarrollaron y probaron una serie de soluciones activas y pasivas, que incluyen colectores solares parabólicos (CSP), fachadas ventiladas, sistemas de aislamiento con PCM (materiales de cambio de fase), calderas de biomasa, máquinas de ORC y tecnologías de adsorción/absorción.

La solución final consistió en un sistema de cogeneración con una máquina Rank® HTC2 alimentada por una caldera de biomasa. Este equipo de cogeneración es responsable de suministrar la mayor parte del calor y la electricidad que requiere el edificio. El fluido de transferencia de calor entre la caldera de biomasa y el módulo ORC es un aceite térmico diseñado para usarse a altas temperaturas. Por otro lado, el calor útil se produce como agua a 70°C, que se utiliza en el sistema HVAC.

Las máquinas Rank® HTC2 están especialmente diseñadas para aplicaciones de cogeneración con necesidades térmicas de alta temperatura, pudiendo generar energía eléctrica de hasta 90 kWe. Como resultado, el ahorro de energía primaria en este caso es aproximadamente del 61%, y la reducción de emisiones de dióxido de carbono asociada es de alrededor del 50%.